Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

miércoles, 14 de junio de 2017

Brasil en invierno, y su política aumentando la temperatura

Por ReyKewelta

Durante los últimos 3 años, los procesos progresistas de América Latina han sufrido los golpes del desgaste de sus proyectos políticos y las embestidas de la violencia de las fueras conservadoras de la región. Como parte de esta tendencia regional, Brasil, la principal economía de la región, calló en una inestabilidad política que parecía lejana en la historia nacional. Recientemente, el Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB) hizo declaraciones en las que afirmó no se retirará de la coalición de gobierno con el partido del presidente Temer. A pesar de esto, un grupo de sus miembros y otros especialistas consideran que debería romper los lazos con Temer para evitar daños colaterales.

Como parte del retroceso de los gobiernos progresistas en América Latina, llegó al poder en Brasil Michel Temer. El hecho ocurrió tras un golpe de estado parlamentario contra la presidenta constitucional del país, quien fue acusada sobre la base a pruebas débiles y poco concluyentes. Sin embargo, en ese juicio, la sentencia había sido dictada mucho antes de que el acusado se sentase en el banquillo. Con el establecimiento en la presidencia de Michel Temer, el ambiente político de Brasil se ha tornado más y más tenso, fundamentalmente por las continuas protestas sociales.

Por otra parte, el actual presidente ha estado presionado, casi desde si entrada en funciones, a la renuncia. A esto ha contribuido la cadena de escándalos de corrupción en que se han visto involucrados un buen número de funcionarios de su gobierno incluyéndolo. Una de las supuestas razones para sacar a Dilma Rousseff de la presidencia fue el caso de corrupción en Petrobras, la estatal petrolera brasileña; pero el tiempo ha demostrado que Temer tenía las manos más sucias que Dilma en el asunto.

Recientemente, el Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB) hizo declaraciones en las que afirmó no se retiraría de la coalición de gobierno con el partido del presidente Temer. A pesar de estos, un grupo de sus miembros y otros especialistas consideran que debería romper los lazos con Temer para evitar daños colaterales. De suceder esto, el país caería en una crisis política sin precedentes en lo que va de siglo.

La declaración fue hecha a raíz de las filtraciones de cintas de grabaciones donde queda probado con claridad los malintencionados planes de Temer para derrocar a Rousseff; prueba que el presidente inútilmente se niega a reconocer. Por su parte, Temer también ha declarado que no tiene intensiones de renunciar, por muy duras que sean las presiones sociales y políticas o incluso de los mismos tribunales. Estas afirmaciones han hecho ver al presidente como un animal que se aferra a su presa luego de mucho tiempo de perseguirla.

La actual situación demuestra la inestabilidad política que reina en el Gigante Sudamericano, lo que representa un peligro para toda la región. El peso económico de Brasil es demasiado grande como para perder de vista los acontecimientos políticos del país. Una situación más aguda que la actual, puede conducir a la ruptura de la débil recuperación económica de la zona. Además, países como Argentina (que no tiene una situación económica estable) pudieran verse severamente afectados. Igualmente, son muy visibles las atrocidades de los partidos que forman la actual coalición de gobierno, los cuales malversan descaradamente las riquezas de la nación mientras los estudiantes universitarios y los miembros del Movimiento sin Tierra protestan en las calles por la situación económica del país.

Hasta el momento, no parece probable la realización de elecciones anticipadas tal y como solicitan miles de manifestantes en las calles, los cuales son reprimidos por órdenes del ejecutivo. Pero el estado actual de las cosas permite vaticinar que el Partido de los Trabajadores tendrá grandes posibilidades de llevarse el próximo ciclo electora. El desorden y la inestabilidad que han impregnado en el país el PSDB y PMDB (donde milita Temer) demuestran su incapacidad para hacer mantener al país bajo su lema nacional: Orden y Progreso.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)