Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

martes, 20 de junio de 2017

Cuba responde a Trump: no habrá negociación bajo amenaza

Por JoseGabriel

El Gobierno de Cuba no negociará un nuevo acuerdo con la Administración de Donald Trump bajo condiciones de “presión o amenaza”. Así lo afirmó este lunes en Viena el canciller de la isla, Bruno Rodríguez Parrilla en respuesta al discurso del pasado viernes del magnate republicano, en el que anunció los giros que daría a la política impulsada por su predecesor Barack Obama desde 2015 con respecto a la mayor de las Antillas. En su alocución, el mandatario estadounidense hizo una serie de demandas al Gobierno de la mayor de las Antillas como prerrequisito para seguir avanzando en la normalización de las relaciones.

En tal sentido, el canciller cubano remarcó que jamás negociarán “bajo presión o amenaza”, tal y como “establece la Constitución de la República de Cuba”. En conferencia de prensa, el titular dejó claro además que su país tampoco hará “concesiones inherentes a su soberanía e independencia”. Según subrayó, las nuevas medidas enunciadas por Trump causarán “sufrimiento” al pueblo cubano y dañarán económicamente tanto a las empresas estatales, blanco de la nueva política estadounidense, como al sector privado.

Desde la capital austriaca, donde se encuentra en visita de trabajo como parte de una gira por varios países europeos, Rodríguez se refirió también a las supuestas violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno que representa, tan denunciadas por Washington y actores políticos de varias naciones. En este sentido, comentó que el gobierno de Estados Unidos “no tiene autoridad moral” para dar lecciones sobre derechos humanos y democracia, como tampoco la tiene para reclamar a “luchadores por los derechos civiles” de ese país, refugiados o asilados políticamente en Cuba. Esto último responde de forma directa al reclamo de Trump de que La Habana extradite a los fugitivos estadounidenses que están refugiados en el país. Entre ellos se encuentra Joanne Chesimard, una neoyorquina que militó en las Panteras Negras y está acusada de matar a un policía.

Rodríguez aseguró que Cuba decidió con total apego a su legislación, y tras estudiar cada caso, concederles asilo político o refugio a esas personas que Washington demanda. Desestimó que vayan a ser retornadas a Estados Unidos, por lo que el tema seguirá siendo un fuerte obstáculo a la normalización de las relaciones bilaterales, como también lo es y será el bloqueo económico, comercial y financiero al que la gran potencia somete a la isla caribeña desde hace más de medio siglo.

Con respecto al bloqueo, llamado embargo por Estados Unidos, Trump anunció su decisión de reforzarlo y acompañarlo con nuevas medidas que hacen retroceder los avances logrados por la Administración anterior en las relaciones con La Habana. Algunas de estas medidas son la limitación de los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla y la prohibición de hacer negocios con empresas cubanas administradas por militares, las cuales controlan la mayor parte de la economía del país. Rodríguez aseguró que nada de esto hará “torcer el rumbo soberano de Cuba” y que en la próxima Asamblea General de la ONU volverá a denunciar el bloqueo en una resolución que se someterá a votación de todos los miembros del organismo internacional, “porque es injusto, inhumano, genocida, extraterritorial y violatorio de la soberanía de todos los Estados”.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)