Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

martes, 13 de junio de 2017

Los diez Roland Garros de Nadal

Por Aliet Arzola

Ganar solo un Grand Slam es el reto más complejo en la carrera de cualquier tenista. En Australia, París, Londres y Estados Unidos se reúne la crema y nata de este deporte, por lo que llevarse al menos un título en esas plazas adquiere mucha relevancia. Algunos estelares han pasado sus carreras en pleno sin saborear las mieles del éxito bajo estos focos, y otros, en cambio, presumen de una vitrina repleta de trofeos. Uno de ellos es Rafael Nadal Parera, quien añadió este domingo su décimo cetro en Roland Garros, consolidándose como el rey absoluto sobre polvo de ladrillo.

En total, el manacorí tiene 15 títulos de Grand Slam, solo superado por el estelar suizo Roger Federer (18), con quien comparte el mérito de ser los únicos con victorias en cada una de las cuatro paradas. Si bien Federer ha tenido más consistencia en superficies duras y la yerba de Wimbledon, Nadal ha sido un coloso en arcilla, donde el palmarés de estelares como Max Decugis y Björn Borg ha quedado pequeño frente a la gesta del ibérico. Sus diez coronas son una impresionante muestra de superioridad que bien vale rememorar.

2005: Nadal llegó a París tras conseguir las victorias en Montecarlo, Barcelona y Roma, los tres Abiertos en arcilla previos a Roland Garros. Con rostro juvenil y cabellera larga, el chico de solo 19 años desandó el trayecto con sonrisas ante el alemán Lars Bursgmuller, el belga Xavier Malisse, los anfitriones Richard Gasquet y Sebastien Grosjean, y su compatriota David Ferrer. En semifinales se topó con Federer, quien ya tenía cuatro trofeos de Grand Slam, pero lo destruyó, para culminar la hazaña ante el argentino Mariano Puerta con marcadores de 6-7, 6-3, 6-1 y 7-5.

2006: Luego de arrasar nuevamente desde Montecarlo a Roma, Nadal llegaba a París a defender su cartel de campeón como amplio favorito, pues llevaba 53 partidos seguidos sin perder en tierra batida. En su debut ante Robin Soderling, extendió la racha a 54 y quebró el récord del argentino Guillermo Vilas, preámbulo de su excelente torneo, en el cual solo perdió tres sets y despachó por su orden a Kevin Kim, P.H. Mathieu, LleytonHewitt, Novak Djokovic, Ivan Ljubicic y de nuevo a Roger Federer, en este último recuperándose de una derrota en la primera manga por contundente 1-6. Después devolvió el golpe (6-1) y con el duelo igualado sacó su sangre fría para triunfar 6-4 y 7-6.

2007: Todavía por la mente de Nadal no pasaba la posibilidad de quebrar todos los récords en polvo de ladrillo, pero ya en esta edición comenzaron a destaparse los comentarios al respecto. Con su tercera victoria en línea, quedaba a solo un título de igualar la racha de coronas consecutivas del gran sueco Björn Borg. En esta oportunidad, Nadal transitó por las pistas Philippe Chatrier o Suzanne Lenglen sin perder un solo set hasta la final, dejando en el camino a Juan Martín del Potro, Flavio Cipolla, Albert Montañés, Lleyton Hewitt, Carlos Moyà y Novak Djokovic. En la discusión del cetro, por segunda ocasión contra Federer, lo derrotó en un match ajustado de más de tres horas por 6-3, 4-6, 6-3 y 6-4.   

2008: La era de la perfección para Nadal llegó en este curso mágico, en el cual logró un doblete, pues a su corona perfecta en París sumó su primer trofeo en Wimbledon. Repitió víctimas como Djokovic o Federer, otra vez en la final, pero lo más impresionante fue su paso arrollador, sin perder un set (21-0) en toda la lid.   

2010: El año anterior, Rafa triunfó por primera vez en Australia, pero después cayó eliminado en los octavos de París ante Robin Soderling. Por ello, regresó con sed de venganza y la vida le dio la oportunidad de revancha contra el propio sueco, a quien arrolló para sellar otro certamen sin un solo set perdido (21-0). “Uno de los días más emocionantes e importantes. Hace un año me fui de aquí hundido, me he demostrado que puedo volver a hacerlo”, aseguró en aquel momento el manacorí, quien después llegó a la cima en Wimbledon y Estados Unidos, el primer y único triplete de su carrera.

2011: Ya dueño de cinco coronas en el santuario de la tierra batida, Nadal entró a esta temporada con éxitos previos en Montecarlo y Barcelona, pero las derrotas en las finales de Madrid y Roma generaban dudas sobre su favoritismo en París. Sin embargo, solo perdió dos mangas hasta la final, justo en un primer partido muy cerrado frente al estadounidense John Isner. Después arrasó hasta su enésimo cara a cara contra Federer, a quien superó 7-5, 7-6, 5-7 y 6-1. Seis cetros en las vitrinas del balear.    

2012: Invicto hasta el último partido y con muy pocos games perdidos, Rafa enfrentó una final de alta demanda contra el poderoso Novak Djokovic, quien había ganado la triple corona en el 2011. Nadal abrió delante 6-4 y 6-3 con par de breaks, pero se deshizo en la tercera manga (2-6), cuando llegó la lluvia. Esa agua, según el propio equipo del español, lo favoreció pues frenó la reacción del serbio, cuyo esfuerzo al día siguiente no le alcanzó y perdió 7-5. De esta forma, Nadal pasó a ser el máximo ganador en Roland Garros con siete cetros dorados.

2013: Nunca Rafa Nadal ha sufrido tanto en tierra batida como en esta edición de la lid parisina, en la cual cedió sets en sus dos primeras rondas y luego en semifinales, el partido que verdaderamente marcó el monarca del año en polvo de ladrillo. En dicha instancia, el español se enfrentó otra vez a Djokovic y durante más de cuatro horas hasta sonreír el vigente monarca. Cinco mangas maratónicas (6-4, 3-6, 6-1, 6-7 y 9-7) dejaron al balear con su octava corona en París, la cuarta en fila.

2014: Por primera vez en la historia, un tenista ganaba cinco trofeos de Roland Garros en fila, y el protagonista no podía ser otro que Nadal. Otra vez llegó a la final con solo un set perdido, panorama intimidante para cualquier rival, incluso si se trataba de su oponente directo por el liderato mundial. Novak Djokovic, campeón en cada una de las superficies y dominante incuestionable del planeta, quería el cetro en arcilla, pero de nuevo Rafa se lo negó y llegó a un espectacular balance de 66 triunfos y una solitaria derrota en polvo de ladrillo. Nueve coronas en una década era el saldo del rey.

2017: Tras dos años sin un rendimiento convincente, Nadal regresó con todo en el presente año arrasó sin perder un solo set en París. Los rivales quedaron impresionados por su renovado poderío y su fondo físico, inalcanzable para el resto de los humanos. Ni la estrella ascendente Dominic Thiem, ni el suizo Stanislas Wawrinka, monarca en el 2015, pudieron frenar al manacorí, quien tras diez cetros en Roland Garros ya merece una estatua.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)