Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 1 de junio de 2017

Los esquemas de Valverde

Por Aliet Arzola

¿Qué piensa hacer Valverde para llevar al conjunto culé a una dimensión superior? Esa es la interrogante de todo el barcelonismo, que ahora mismo no tiene pistas de lo que hará el nuevo mentor

Ernesto Valverde, antes de ser presentado oficialmente como nuevo entrenador del F.C Barcelona, dijo que quería hacer al club más grande de lo que ya es. Palabras mayores sin dudas del estratega, quien a partir de ahora afrontará los retos con una plantilla nueva en la cual se prevén varios cambios. Pero, ¿qué piensa hacer Valverde para llevar al conjunto culé a una dimensión superior?. Esa es la interrogante de todo el barcelonismo, que ahora mismo no tiene pistas de lo que hará el nuevo mentor, en gran medida porque todavía no se ha movido ninguna pieza.

Mucho van a depender los esquemas del material humano, aunque con sus palabras, Valverde ha dejado caer que pretende mantener la esencia del juego catalán de los últimos años, con trato preferencial del balón como medio para romper defensas. “He repetido en otros clubes, y ahora en el Barça también. Me gustaría que las cosas vayan bien, que la gente pueda disfrutar. Queremos que la afición vea un equipo que se comprometa con el juego y sobre todo con su gente. Me gustaría que la afición siga disfrutando como lo ha hecho en los últimos años. En las últimas temporadas han disfrutado de muchos grandes jugadores y entrenadores, y mi idea es que continúe así; que todavía se lo pasen mejor y estén orgullosos del equipo”, dijo en declaraciones recogidas por AS.

Durante los años más recientes el Barcelona no ha variado su esquema de 4-3-3; solo en ocasiones han colocado tres en el fondo para desplegar a cuatro jugones en el medio. Pero esta última variante no se presta como la más apropiada en el plantel, pues no tienen de tres zagueros consistentes que puedan hacer el trabajo sin ayuda de un cuarto elemento. Tampoco esa ha sido la preferencia de Valverde en sus experiencias anteriores como DT del Bilbao, Villarreal, Espanyol o Valencia, donde siempre ha dispuesto de una línea de cuatro en el fondo, variando, eso sí, el planteamiento de sus atacantes, creadores y recuperadores. 

El 4-3-3 no es desconocido para el extremeño, que lo explotó en su época del Valencia, y tal vez le dé continuidad en el Barca, sobre todo porque tiene tres puntas de lanza de cara a la portería que no convendría mover para no alterar su superlativo rendimiento. Pero quizás estemos frente al hombre que se atreva a revolucionar las dinámicas blaugranas llevando al club, como mencionaba, a ser más grande de lo que ya es. Valverde ha sido un adicto al 4-2-3-1 en la pizarra, tal vez porque con ese dibujo llegó a la final de la Copa de la UEFA en el 2007 y después ganó la Supercopa de España con el Bilbao un par de veranos atrás. Ese sería un modelo práctico para el Barcelona, aunque con algunas condiciones, como consolidar la zaga y encontrar un lateral derecho con profundidad para respaldar a los carrileros de esa banda.

El hombre que despeje la variable de esa ecuación podría ser Aleix Vidal y Héctor Bellerín si finalmente el Arsenal suelta prenda y desde Barcelona abren la cartera. Encontrar a esos hombres fijos por la derecha le daría la opción de crear un tándem con Sergi Roberto y un Iniesta que jugará menos para ocupar la línea de tres, en la cual Neymar y Messi serán las puntas por izquierda o derecha, con libertad de movimientos, y Suárez al frente. La mancuerna por delante de la defensa la conformarían Busquets y Rakiti, y podría ganar peso la figura de André Gomes si se reencuentra espiritual y futbolísticamente. Con este esquema el Barça solo tendría que buscar complementos puntuales en el mercado, sin adentrarse en una reconstrucción tan profunda.

Además, como comentamos, bien podría ser un dibujo que despierte las pasiones de la grada, porque daría mucha libertad al tridente ofensivo y eso desencadenaría una lluvia de goles descomunal. No sería prudente descartar esta opción, porque Valverde, pupilo de Johan Cryuff a pesar de sus diferencias hace dos décadas, tal vez querría desatar una nueva revolución en Barcelona, fiel al espíritu del holandés.     

Fuentes

Comentarios destacados

Best Comments (last month)