Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 16 de junio de 2017

Los impagos hacen de las suyas otra vez

Por ReyKewelta

La tarjetas de crédito son parte de la vida cotidiana de la mayoría de los ciudadanos del mundo. En países como los Estados Unidos, se contabilizan en decenas de millones y pertenecen a los más importantes bancos de la nación. La actual crisis económica modificó considerablemente las tendencias de uso de estas tarjetas, pues los bancos se volvieron mucho más exigentes para entregarlas debido a la inacapacidad de pago generalizada. La recuperación económica ha revertido la tendencia pero la velocidad con que crecen hace reflexionar a los especialistas. Según Moody´s, el índice de impagos de las tarjetas de créditos ha registrado tendencias preocupantes y negativas.

El estado actual de la economía mundial bien podría catalogarse de aceptable. Lo mismo se puede decir de las principales economías a nivel mundial. Estados Unidos la primera potencia económica dentro del actual ordenamiento financiero internacional muestra signos de recuperación favorables. Esta sensación de bonanza ha tenido un impacto no muy positivo en el sector financiero del país. Según Moody´s el índice de impagos de las tarjetas de créditos ha registrado tendencias preocupantes y negativas.

Si se busca en la historia económica reciente de la nación norteña, se puede encontrar con facilidad que una de las causas de la crisis de 2008 fue la larga cadena de impagos que siguió a la explosión de la burbuja inmobiliaria. El caos financiero que sobrevino a los impagos dejó secuelas, aún visibles, en la economía de todos los países. A pesar de las experiencias recientes, el fenómeno repunta en Estados Unidos.

Al parecer, la situación económica de la nación (que se recupera lentamente) y las continuas declaraciones que intentan dar una imagen de “fortaleza de hierro” a la economía norteamericana, han hecho que las entidades crediticias del país relajen sus requerimientos para optar por una tarjeta de crédito. Los usuarios de estas han estado aumentando sus niveles de impagos desde diciembre de 2016, alcanzando actualmente niveles elevados. Por ejemplo, bancos como Capital One, First Nacional of Nebraska y Synchrony Financial han sido los más golpeados por el hecho, con tasas del 5.31%, 4.21% y 5.40% respectivamente.

Esto representa una amenaza potencial para los Estados Unidos, quienes no se encuentra los suficientemente fuerte económicamente para enfrentar una recaída; aun cuando las autoridades afirmen lo contrario. Estas tendencias no son beneficiosas, pues alto número de deudas disminuye la confianza de los inversionistas y por tanto ralentiza la economía. Por otra parte, los activos de las entidades financieras van perdiendo valor paulatinamente, en la medida en que el fenómeno se agrava, lo cual se refleja en las bolsas de valores. Al parecer, los consumidores estadounidenses tienen mala memoria cuando de ajustarse el cinturón se trata y no son capaces de gastar menos de lo que ingresan. Una sobreexplotación del crédito, como la actual, puede hacer que los bancos contraigan abruptamente su oferta y provocar una recaída del consumo, lo cual no es una buena noticia para nadie.

La gran cantidad de requisitos para obtener una tarjeta de crédito se ha ido flexibilizando y no parece tener muy buenos resultados. Otro escenario posible y no más deseable puede surgir también. Si no se frena la tendencia al alza de los impagos y se continúa con la desregulación del crédito, la moneda en circulación aumentará. Es decir, la inflación, que hasta el momento no es un problema, asomará su cara en el horizonte y pondrá una carga más de presión sobre la primera economía mundial. Los niveles registrados en los primeros dos trimestres son los más altos para desde 2009; sin embargo, se mantienen por debajo de la media histórica. A pesar de esto, el asunto no debe ser tomado a la ligera y debe evitarse a toda costa se convierta en un problema mayor.

Gigantes del mercado como Citigroup, JP Morgan y Bank of América no ha escapado de la tendencia registrada. Por tanto, el asunto no es solo nacional, sino que afecta a todos los mercados financieros dado el rol protagónico de la economía norteamericana en el mundo.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)