Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 16 de junio de 2017

Se encrudece la situación en el Rif

Por Internacional Newsgur

La situación de las protestas en Marruecos se torna más cruda cada día tras la condena para 25 manifestantes de Alhucemas. Hasta 18 meses de cárcel tendrán que cumplir estos manifestantes de entre 18 a 25 años de edad. Una censura que ha vuelto violentas unas protestas que comenzaron al grito de “pacífica, pacífica, pacífica”. Todo ello ha llevado al Movimiento Popular de Marruecos a convocar una nueva huelga general a la que se ha sumado las huelgas de hambre emprendidas este miércoles desde prisión por cuatro miembros del Movimiento desde las rejas de la cárcel de Okasha en Casablanca.

La situación de protestas que se vive en el Rif no acaba de mejorar. Los manifestantes y el Gobierno no terminan de buscar puntos de acuerdo y las detenciones se hacen cada vez mayores. La jornada del miércoles se cobró otras nuevas condenas tanto en Alhucemas como en Nador. La primera localidad vio como hasta 15 manifestantes de edades comprendidas entre los 18 y 25 años eran condenados a pasar una larga temporada bajo prisión. Hasta 18 meses de cárcel recibieron los manifestantes de un movimiento que comenzó como una protesta pacífica pero que, poco a poco, va adquiriendo un tono violento en sus reivindicaciones. Los últimos siete meses han girado en torno a un grito único de comienzo y cierre en cada manifestación, “pacífica, pacífica, pacífica”, que se ha recrudecido hasta el punto de llegar a tirar piedras contra las fuerzas de seguridad. Y es que las detenciones no han gustado dentro del seno del Movimiento popular marroquí. Además, otras ocho condenas a activistas en Nador han sido la gota que ha terminado por colmar el vaso. El Movimiento no se ha quedado de brazos cruzados y ya ha convocado una nueva huelga general para este mismo viernes.

Unos hechos que han coincidido con la llegada del presidente francés, Emmanuel Macron, a Marruecos para reunirse con Mohamed VI en su primer encuentro oficial con el líder marroquí. Aunque no quiso opinar sobre cuestiones internas del país africano, Macron declaró que las conversaciones que había mantenido con el líder marroquí no le llevaban “a temer una voluntad de represión, sino más bien una respuesta en el tiempo a las causas profundas”, en referencia a las protestas que han acabado con las detenciones de los jóvenes manifestantes.

Unas detenciones sobre las que se ha sumado la huelga de hambre emprendida por cuatro presos del Movimiento Popular encarcelados en la cárcel de la localidad de Okasha, en Casablanca. A la espera de su juicio, los presos han comenzado esta huelga de hambre indefinida que cuenta con la participación del líder del Movimiento, Nasser Zafzafi. Mohamed Jelloul, Silya Ziani, única mujer encarcelada por las protestas hasta este momento; y Mohamed Mejjaoui, son el resto de encarcelados que protagonizan esta huelga de hambre en protesta contra las detenciones del régimen de Mohamed VI. Unas movilizaciones que son continuadas desde que comenzase el movimiento bautizado como “La primavera árabe” y que no cesan en su intento de cambiar las estructuras reinantes en el país africano.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)