Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

lunes, 17 de julio de 2017

Abucheos para Enrique Iglesias

Por Tendencias Newsgur

El cantante madrileño actuó la noche del sábado en el estadio de El Sardinero en Santander donde acabó el concierto entre abucheos del público. Una larga espera para verle salir al escenario se sumó a las pocas canciones con las que deleitó a sus fans quienes tachaban de “atraco” lo ocurrido. En el único concierto de Enrique Iglesias en España y Europa, dentro de su gira “Love Sex”, el intérprete congregó a 30 mil personas que terminaron pitándole tras terminar el concierto sin despedirse. Una visión muy distinta a la del propio cantante quien dio las gracias a través de las redes sociales por “una noche mágica”.

Esperar a que llegue el concierto del cantante favorito es siempre una motivación. Los días se van contando y la emoción de poder cantar las estrofas más repetidas tiñe la espera. Precios altos que merecen la pena pagar por vivir ese momento único. Aunque hay otras ocasiones donde todo se tuerce y lo que se pensaba como un gran plan se convierte en todo lo contrario. El cantante no cumple con lo acordado y las interpretaciones se vuelven una auténtica pesadilla. Los asistentes solo quieren que les devuelvan su dinero tras la desilusión vivida. Y, al parecer, lo que consiguió Enrique Iglesias en la noche del sábado fue algo parecido.

El concierto del cantante madrileño era uno de los eventos más esperados del verano. Se trataba de su única cita en España y en Europa para presentar su gira “Love Sex” y las ganas por verle en directo eran muchas. Santander fue el lugar elegido y el estadio de El Sardinero llevaba días preparándose para la cita. Hasta 30 mil personas se congregaron para ver al cantante de “Bailamos” o “Súbeme la radio”, entre otras muchas canciones que llevan su firma. La noche prometía. Pero las altas expectativas acaban por superar a la realidad y, en este caso, por destrozarla.

Enrique Iglesias no estuvo a la altura. Los minutos de espera hasta verle en el escenario, su marcha fugaz y sin despedida, su poco repertorio de canciones y su falta de canto hicieron que el público de Santander no tardase en abuchear al intérprete. El hijo ded Julio Iglesias no debía de haber escuchado jamás tantos pitos juntos que se unieron a los gritos de “Manos arriba, esto es un atraco” y “fuera, fuera”.

Una visión que, desde luego, se aleja mucho de la del cantante madrileño quien quiso agradecer desde sus redes sociales la “noche mágica” vivida en Santander.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)