Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

sábado, 1 de julio de 2017

La cámara que fotografió el primer paseo del hombre en la Luna

Por G_nkerbell

La fotografía posee, entre muchos otros, un alto valor como medio para inmortalizar aquellos momentos que marcaron la historia de la humanidad. Dentro de estos no pueden obviarse las exploraciones lunares de la llamada carrera espacial soviético–estadounidense. Como parte de estas misiones es inolvidable el primer alunizaje de una nave tripulada, realizado por los astronautas del Apollo 11 en julio de 1969. Este “gran paso para la humanidad”, como calificó el suceso el comandante de la expedición, Neil Armstrong, primer humano que pisó nuestro satélite natural, fue inmortalizado gracias a la resistencia y adaptabilidad de una cámara Hasselblad, sinónimo de lujo, calidad y eternidad en aquella época.

La fotografía posee, entre muchos otros, un alto valor documental pues puede servir como medio para inmortalizar aquellos momentos que marcaron la historia de la humanidad. Dentro de estos relevantes sucesos no pueden obviarse las exploraciones lunares de la llamada carrera espacial soviético – estadounidense. Como parte de estas misiones es inolvidable el primer alunizaje de una nave tripulada, realizado por los astronautas del Apollo 11 en julio de 1969.

Este “gran paso para la humanidad”, como calificó el suceso el comandante de la expedición, Neil Armstrong, primer humano que pisó nuestro satélite natural, fue inmortalizado gracias a la resistencia y adaptabilidad de una cámara Hasselblad, sinónimo de lujo, calidad y eternidad en aquella época.

De acuerdo con la agencia estadounidense NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio), la selección de la Hasselblad como marca de cámaras fotográficas que acompañó estas travesías fue en cierto modo fortuita, cuando el astronauta Walter Schirra compró una Hasselblad 500C, que modificó y aligeró para que lo pudiera acompañar en la misión Mercury-Atlas 8, en 1962.

Posteriormente, en 1969, el nombre de la Hasselblad quedó vinculado a la carrera espacial norteamericana, cuando inmortalizó el primer alunizaje del hombre, realizado por la tripulación de Apollo 11. Esta marca acompañó al hombre en todas las misiones lunares: desde la Apollo 11 hasta la última, la Apollo 17, las cámaras utilizadas para la EVA (Actividad Extravehicular) fueron Hasselblad modificadas.

Vamos a conocer entonces, algunas características y modificaciones que poseía la  cámara que llevó Neil Armstrong en su primer paseo lunar, una Hasselblad EDC, versión especialmente modificada para su uso en la luna de la Hasselblad 500 EL semiautomática.

Los astronautas del Apollo 11 llevaron la Hasselblad EDC con un Zeiss Biogon 60mm modificado, también llevaban respaldos motorizados con negativo de 70mm y un Joystick inferior con un disparador, para poder ser usadas a pesar del traje espacial. Hasselblad también aportó un manual de fotografìa para astronautas.

Se eliminó el revestimiento exterior de piel de la Hasselblad EDC, dejando a la cámara un acabado plateado, más resistente a las variaciones de temperatura extremas de la superficie de la luna y se adaptó para acomodarse a un soporte en el pecho del traje espacial. Los astronautas fotografiaban sin visor, encuadrando a ojo, y la exposición se ajustaba también a ojo, a partir de una pequeña tabla montada sobre los chasis intercambiables de las Hasselblad.

Se emplearon dos exposiciones básicas: la velocidad se puso fija en 1/250 y el diafragma se colocó en f/11 para objetos en el sol y f/5.6 para objetos en la sombra. En cuanto al enfoque, los diafragmas relativamente cerrados y el lente 60mm permitían una profundidad de campo generosa, así que limitaron el aro de enfoque del lente a tres posiciones básicas: cerca, medio y lejos.

La película, diseñada por Kodak, era más fina y sensible que las de uso comercial. Esta se cargaba en chasis independientes que luego se fijaban al cuerpo de la cámara. Se emplearon películas en color y en blanco y negro, cargadas en respaldos diferentes, cada carga permitía la toma de 160 fotografías en color y 200 en blanco y negro. Los astronautas de la misión del Apollo 11 tomaron 1047 exposiciones, 857 en blanco y negro y 550 en color.

En la parte de atrás del cuerpo, casi en contacto con la película, se colocó una pantalla de vidrio esmerilado, grabada con finas cruces formando una retícula. Estas cruces quedaban impresas en cada negativo permitiendo posteriormente la medida de ángulos y distancias mediante técnicas de fotogrametría. 

Durante las diferentes misiones de Apollo, un total de 12 cámaras Hasselblad fueron dejadas en la superficie de la luna, sustituidas al regreso de las expediciones, por muestras de rocas de la superficie del satélite.  

Comentarios destacados

Best Comments (last month)