Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

domingo, 9 de julio de 2017

La evolución humana se reescribe

Por Miss GD

Un grupo de científicos alemanes ha dejado otro hito que plantea nuevas incógnitas en una página que no deja de transformarse. Los investigadores pretenden reescribir la evolución del hombre moderno, pues afirman, a partir de novedosos hechos, que los antepasados se emparejaron con los neandertales hace alrededor de 200 mil años, más de 150 mil más de lo que se estipulaba hasta ahora. Los resultados de esta investigación,  indican que el ADN mitocondrial de los neandertales tiene rasgos comunes con los humanos de hoy, y llegó a ser más parecido de lo que se pensaba en la investigación además, ambas especies de diferentes territorios comenzaron a apreciarse mucho antes.

La historia de la evolución del hombre ha sido algo cambiante en el curso de décadas y siglos de descubrimientos y de avances tecnológicos. Desde hace algún tiempo se vienen realizando increíbles descubrimientos que implican grandes cambios en cuanto a creencias antiguas y a preguntas sin respuesta en torno a la evolución del hombre. Por ejemplo, unos científicos alemanes analizaron nuevamente  una mandíbula encontrada en Grecia en la década del 40 del siglo pasado, además de un premolar hallado en Bulgaria en 2012 . La radiografía realizada a ambos fósiles, dejó como resultado que podría ser un homínido muy anterior a los que habitaron e continente africano.

El fósil de la mandíbula de Grecia, tiene, según datos difundidos por los expertos, 7,24 millones de años, y el de Bulgaria, 7.175 millones de años, pero los restos encontrados en África subshariana tienen menos de siete millones de años. Ello indica que los linajes evolutivos entre el chimpancé y del ser humano se separaron probablemente en el continente europea y no en África, como se piensa usualmente y ese proceso podría her tenido lugar muchos años antes de lo que está reflejado hoy en día.

Igualmente hace poco tiempo, el inicio de la humanidad se desplazó desde Etiopía a Marruecos, pues un equipo de científicos descubrió en el yacimiento de Jebel Irhoud, en ese país, restos humanos de alrededor de 300 mil años, que se atribuyeron a los orígenes la especie humana y que cambiaron lo conocido hasta ahora, pues  se suponía que los primeros Homo sapiens había aparecido en África, hace alrededor de 195 mil años en algunos lugares de Etiopía. Los restos descubiertos en Jebel Irhoud tienen palpables diferencias con los esqueletos humanos de hoy en día,  pues su cráneo era achatado en lugar de alto como el de los humanos actuales.

Ahora, un grupo de científicos alemanes ha dejado otro hito que plantea nuevas incógnitas en una página que no deja de transformarse. Los investigadores pretenden reescribir la evolución del hombre moderno, pues afirman, a partir de novedosos hechos, que los antepasados se emparejaron con los neandertales hace alrededor de 200 mil años, más de 150 mil más de lo que se estipulaba hasta ahora, que indicaba que el Homo sapiens cruzó desde África a Eurasia hace alrededor de 60 mil años, donde se hallaban los neandertales. Llegaron a estas conclusiones luego de ejecutar completamente el análisis de una muestra de ADN mitocondrial de un hueso fémur de 100 mil años.

El fémur, fue excavado en 1937 en la cueva de Hohlenstein-Stadel, en Alemania, y se estudia nuevamente años después. La extremidad aún conserva su ADN mitocondrial antiguo. Este hallazgo trasladaría nuevamente el lugar que se indica como cuna de la humanidad, pues el nuevo estudio que se le realiza a esa extremidad ósea indicó que que se produjo una migración desde África hasta territorio europeos.

Los resultados de esta investigación,  indican que el ADN mitocondrial de los neandertales tiene rasgos comunes con los humanos de hoy, y llegó a ser más parecido de lo que se pensaba en la investigación, además, ambas especies de diferentes territorios comenzaron a apreciarse mucho antes. Este cambio en el material genético y el paso de una especie a otra  se aprecia en el ADN mitocondrial y a la par afecta todo su genoma, incluso el núcleo. Esto también indicaría que pudo existir un ancestro común no tan antiguo como el Hombre de Denisova.  Los científicos concluyeron en que que el hueso analizado pertenece a un grupo de neandertales que no permanecieron junto al resto de su especie, sino que migraron, lo que manifiesta una diferencia de los años de los cuales databa el apareamiento y el cruce. 

Comentarios destacados

Best Comments (last month)