Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 6 de julio de 2017

La precursora del narcotráfico mexicano

Por LauraB

Una historia interesante circula en las redes de Internet por estos días. Se trata de una mujer que fue precursora del narcotráfico en México en tiempos en los que ni el Chapo Guzmán existía. Durante los años 40 del siglo pasado María Dolores Estévez Zulueta, conocida como “Lola la Chata”, se inició en el negocio a los 13 años de edad. Al principio vendió café y chicharrones en el puesto de su madre en un modesto mercado de la Ciudad de México. Pero luego, comenzó a ser de mula llevando pequeñas dosis de marihuana, morfina y heroína. Estas sustancias las repartía entre sus clientes.

Lola era hija de un traficante de morfina y marihuana. Se fue a Ciudad Juárez, donde dio a luz a dos hijas y se involucró en el tráfico transnacional. Años después volvió a la Ciudad de México donde se casó con Enrique Jaramillo, un narcotraficante. En la capital mexicana establecieron su centro de operaciones.

Como casi todos los narcotraficantes Lola hacía favores a la comunidad que, en pago, obviaba su accionar criminal. Regalos, flores, comida y fiesta eran el día a día de esta narcotraficante.

A los 28 años ya controlaba toda la entrada y salida de estupefacientes y, a consecuencia, había pasado por varios centros de detención. Sin embargo, su influencia en las altas esferas judiciales pasaba por esas prisiones con un tratamiento casi de reina.

1957 fue un año fatídico para La Chata. En abril fue apresada sin mucha posibilidad de chantajear o cobrarles favores a las autoridades como en ocasiones anteriores. Fue sentenciada a 11 años y seis meses de cárcel por su amplia red de abastecimiento de drogas. En septiembre un paro cardiaco apagó la vida de la criminal. El paro le dio cuando era operada de la vejiga porque quería evitar oler mal.

La historia de esta mujer le llamó la atención al novelista, ensayista y crítico social estadounidense William S. Burroughs. Aunque nunca la conoció, plasmó la vida de la mexicana en las novelas “El almuerzo desnudo” y “Ciudades de las noches rojas”, entre otras obras del tiempo que pasó en México.

La historia de esta precursora del narcotráfico mexicano no es muy conocida. Sin embargo, es un ejemplo de cómo en esta nación el tráfico de estupefacientes no ha sido solo una cuestión entre "machos". Míticos personajes como el controvertido Chapo Guzmán, se vuelven pequeños ante la vida de María Dolores Estévez Zulueta, más conocida como La Chata. 

Comentarios destacados

Best Comments (last month)