Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 14 de julio de 2017

Las criaturas desconocidas habitan en las profundidades

Por G_nkerbell

En innumerables ocasiones el hombre ha intentado darle solución a los misterios del espacio exterior, sin embargo, el extenso océano oculta muchísimas cuestiones aún sin resolver por la ciencia. Recientes expediciones marítimas han dejado al descubiertos especies desconocidas en aguas profundas, lo que demuestra que en nuestro mismo planeta existen millares de misterios aún sin descubrir y que salen poco a poco a la luz, a medida que avanzan la tecnología y las investigaciones científicas. Se han descubierto miles de otras especies, que se han revelado también debido a las afectaciones que han generado a nivel mundial problemas adjudicados al cambio climático.

Expertos de varias instituciones de Reino Unido, Australia y Canadá han recopilado la información obtenida en expediciones oceanográficas para conocer un poco más sobre las profundidades del océano, y han llegado a muchísimas conclusiones sobre la biodiversidad de esas zonas del planeta. Una de ellas consiste en que las especies de aguas profundas aumentan en las latitudes más altas. También manifestaron que la proximidad con el margen continental, donde un continente se topa con el fondo del océano, es un predictor de la variedad en esas profundidades en las que continúan hoy en día los misterios sin resolver.

Una expedición a la Isla de Pascua llevada a cabo por científicos de la Academia de Ciencias de California en colaboración con la Universidad Católica de Chile tenía el objetivo de investigar los arrecifes de coral, por la destrucción de muchos de ellos en el mundo. Sin embargo, a la par de ello, también dejó claro que a veces es muy positivo para la conservación de las especies, la lejanía y el aislamiento, pues la mayoría de las existentes allí son endémicas.

A 3 mil kilómetros de la costa de ese maravilloso paraje natural, en los arrecifes de coral, los expertos implicados en la aventura utilizaron dispositivos especiales de buceo autónomo que les permitieron aumentar su tiempo sumergidos y hallaron cuatro nuevas especies de peces y una de erizo, hasta entonces desconocidas por la ciencia. Los recién encontrados presentaban colores brillantes. El erizo, hallado a unos 80 metros de profundidad, tenía similitudes con otras especies conocidas y los peces, por su parte, representaban nuevas especies del género Plectranthias, que son pequeños y suelen esconderse en las grietas de las rocas de los arrecifes de coral.

Otro viaje de descubrimientos se dio en las aguas profundas de la región de Samoa Americana en el Pacífico, donde un equipo de investigadores envió un vehículo operado remotamente (ROV) que se sumergió aproximadamente 4 kilómetros en  regiones como el Monumento Nacional Marino Atolón Rosa; El Parque Nacional de Samoa Americana; Y el National Marine Sanctuary de Samoa Americana. Los descubrimientos de la expedición incluyeron especies de estrellas de mar, esponjas, corales y moluscos nunca antes vistos, además de una medusa cósmica, especie que refractan la luz y pareen reflejar un arcoiris. También vio la luz una curiosa especie de anémona marina a la que apodaron Venus atrapamoscas, debido a su parecido con la planta carnívora Dionaea muscipula, cuyo nombre común es Venus flytrap y, además, una especie de  extraño petirrojo armado que parece que caminar sobre dos diminutas piernas.

Encontraron igualmente especies parecidas a las babosas, llamadas pepinos de mar, de 40 centímetros de diámetro, un pulpo cirrate utiliza sus aletas a ambos lados de su cabeza para propulsarse a través de una columna de agua, y por primera vez, lograron observar a una quimera, o pez fantasma, a más de mil metros de profundidad. La misteriosa especie toma su nombre del famoso mousntruo mítico, por su extraño aspecto. Otra especie curiosa fue la esponja de cristal cuyos filamentos son similares a las diferentes formas que adoptan los copos de nieve.

En los millares de expediciones oceanográficas que hasta ahora se han realizado, se han descubierto miles de otras especies, que se han revelado también debido a las afectaciones que ha generado el cambio climático. El pez gota, por ejemplo, descubierto hace poco tiempo, tiene un aspecto bastante repulsivo y graciosos. Habita las aguas más profundas de las costas de Australia y la isla de Tasmania, y su extraña carne gelatinosa, carente de músculos y huesos, le permite sobrevivir a más de mil bajo la superficie del océano.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)