Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

domingo, 16 de julio de 2017

Michael Jordan quiere ser propietario de un equipo de Grandes Ligas

Por Miguel

Al menos tres grandes grupos de inversores pugnan por obtener la franquicia de los Marlins de Miami, de Grandes Ligas: uno liderado por Tag Rommey, junto a Jed Bush y el rapero Pitbull, otro comandado por el empresario Jorge Mas, que hizo una oferta de 1,17 mil millones de dólares y, el último, en el que Derek Jeter es el rostro más visible, es el que tiene mayores opciones, al ofertar 1,2 mil millones. La inyección económica que daría Michal Jordan a ese grupo no es significativa, pero Jeter pretende utilizar el capital simbólico de éxito de “Su Majestad” para ganar terreno.

Michael Jordan parece seguir sintiendo una fascinación especial hacia el béisbol. Por supuesto que, a sus 54 años, ya no puede jugarlo (ni siquiera en su época como atleta lució bien con un bate en la mano), sino que le interesa invertir y, en este caso, la apuesta millonaria es por los Marlins de Miami, un equipo “en venta” y por el que pugnan varios contendientes, entre ellos un grupo de inversores en el que resalta el nombre del futuro miembro del Salón de la Fama, Derek Jeter y al que acaba de unirse Jordan.

23 años atrás, después de conquistar tres títulos consecutivos con los Bulls de Chicago, Jordan asombró a todo el mundo, al anunciar que cambiaba al baloncesto por el béisbol. Cuentan que su determinación se debió a una promesa que le había hecho a su padre, quien fue asesinado por dos hombres. ¿Cuánto hay de cierto en esto? Nunca quedó claro, pero el número 23 colgó el uniforme de baloncesto y se unió a la franquicia de las Medias Blancas de Chicago, que era propiedad de Jerry Reinsdorf, el mismo dueño de los Bulls. En el terreno de béisbol nada funcionó para Air Jordan. En 1994 estuvo en la sucursal de las Medias Blancas, Birmingham Barons, donde vistió el número 45 y allí fue un desastre: intervino en 127 partidos, en los que solo promedió para 202, con 3 jonrones y 51 carreras impulsadas. Finalmente comprendió que lo suyo no era el béisbol y decidió retornar, en la parte conclusiva de la temporada 94-95 a los Bulls. El resto es historia conocida: entre 1996 y 1998, Chicago conquistó otros tres títulos en línea.

Las inversiones en el deporte no son nada nuevo para Jordan. Recordemos que, en 2006, compró los derechos de los entonces Charlotte Bobcats, de Carolina del Norte y, en julio de ese año, se convirtió en co-propietario de esa franquicia, que ahora utiliza nuevamente el nombre con el que fue más conocida: Hornets.

La franquicia de los Marlins ha tenido muchísimos problemas de administración. Este equipo entró oficialmente a las Mayores en 1993, como parte de la expansión de la liga. Cuatro años más tarde, sorpresivamente los entonces Florida Marlins avanzaron a la Serie Mundial y allí vencieron a los Indios de Cleveland. Luego, en 2003, en su segunda aparición en el Clásico de Otoño, esta vez ante los Yankees de Nueva York, los Peces dejaron en el camino a los Mulos de Manhattan. Nunca más han jugado una serie de playoff.

El actual propietario de los Marlins, Jeffrey Loria, no es muy querido en el sur de la Florida y parece estar decidido a vender al equipo. Al menos tres grandes grupos de inversores pugnan por obtener la franquicia: uno liderado por Tag Rommey, junto a Jed Bush y el rapero Pitbull, otro comandado por el empresario Jorge Mas, que hizo una oferta de 1,17 mil millones de dólares y, el último, en el que Jeter es el rostro más visible, es el que tiene mayores opciones, al ofertar 1,2 mil millones. La inyección económica que daría Jordan no es significativa, pero Jeter pretende utilizar el capital simbólico de éxito de “Su Majestad” para ganar terreno.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)