Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

sábado, 15 de julio de 2017

Momentos para la historia en el All Star de MLB

Por Aliet Arzola

El Juego de las Estrellas de las Ligas Mayores de Béisbol (MLB), el famoso All Star Game de Estados Unidos, dejó momentos para la historia en el majestuoso Marlins Park de Miami, sede del evento en este 2017. Algunos fueron muy emocionantes y probaron la tremenda calidad de los peloteros seleccionados, pero también quedaron pasajes divertidos que confirman cuál será la tónica de este espectáculo ahora que no determina la cantidad de partidos como local en la Serie Mundial, algo que ocurría en el pasado, cuando la Liga (Americana o Nacional) ganadora obtenía el premio de comenzar en sus predios la discusión de la corona en octubre.

En años anteriores, había siempre expectación por conocer, desde el mes de julio, si un equipo de la Liga Americana o de la Nacional tendría el privilegio de abrir la Serie Mundial en casa y jugar cuatro veces frente a sus fanáticos por la corona. Esta ventaja la otorgaba el Juego de las Estrellas, pero para la presente temporada se decidió suprimir dicha regla, lo cual dejó el camino despejado para que el partido entre las luminarias más relevantes de la contienda fuera un típico show de exhibición, al más puro estilo de la NBA. Hasta cierto punto la fórmula funcionó, aunque muchos especialistas catalogaron el encuentro como monótono, porque en el béisbol la gente quiere carreras y batazos de grandes dimensiones.

El choque fue todo lo contrario, un duelo de pitcheo en el que los lanzadores brillaron con luz propia, pues recetaron 23 ponches y de sus 312 envíos, el 65.4% cayeron en la zona de strike. Como consecuencia de la paridad marcada por los serpentineros, nueve entradas no bastaron y todo se decidió en extrainnings, el primero que se da desde el 2008. Ya en ese momento el rol protagónico no recayó en un lanzador, sino en el toletero Robinson Canó. El intermedista dominicano de los Marineros de Seattle bateó un jonrón en el décimo capítulo que puso cifras definitivas en el marcador (2-1) favorable a la Liga Americana. Este batazo de vuelta completa recordó aquel que pegó el 12 de julio de 1955 el estelar Stan Musial, legendario jugador de los Cardenales de San Luis, quien decidió el pleito de las Estrellas de ese año con cuadrangular también en el décimo episodio.

Con la victoria, la Liga Americana que extendió a cinco su racha de victorias consecutivas y obtuvo su triunfo 23 en las 30 últimas ediciones. Este dominio absoluto en las tres décadas más recientes del joven circuito le ha permitido igualar las hostilidades en la pizarra global, que ahora muestra un empate de 43 sonrisas para cada Liga, algo impensable en algún punto de la década del ochenta, cuando la Nacional llegó a tener ventaja de 17 partidos.  

Un gran total de 71 jugadores participaron directa o indirectamente en las festividades de Miami, todos seleccionados por el voto popular de los aficionados. De ellos, 57 saltaron a la grama del Marlins Park, por lo que 14 quedaron sin ver acción debido a distintas razones. Por ejemplo, lanzadores como Chirs Archer, Clayton Kershaw, Corey Kluber, Michael Fulmer o el japonés Yu Darvish, se encontraba inhabilitados por regla ya que abrieron partidos el domingo (dos días antes del Juego de las Estrellas), mientras Mike Trout, Dallas Keuchel y Starlin Castro estaban lesionados y fueron sustituidos en los rosters. A propósito, el recambio de Castro fue el mencionado Robinson Canó, quien llegó de último al pleito de las luminarias pero decidió al final. Del resto de los ausentes, DJ LeMahieu estaba disponible pero con una ligera molestia, y al parecer no quisieron exponerlo a un daño mayor. Los demás, todos serpentineros, quedaron esperando una oportunidad si el juego se extendía todavía más.

Otro detalle relevante del partido lo puso el receptor boricua Yadier Molina, quien dio jonrón para la Liga Nacional y propició el empate transitorio. Como dato curioso, el puertorriqueño es solo el quinto máscara del viejo circuito que se vuela las cercas en este tipo de encuentros tras los estelares Johnny Bench, Gary Carter, Mike Piazza y Javy López, y además, es el más longevo en lograrlo.  Molina también estuvo involucrado en el momento más gracioso de la noche, cuando tomó una foto en pleno partido a Nelson Cruz junto con el legendario árbitro Joe West. A Cruz le correspondía el turno ofensivo y cuando llegó a la caja de bateo sacó su celular para inmortalizar el momento con West, quien hace solo unas semanas alcanzó la impresionante cifra de cinco mil partidos como umpire en MLB. Al parecer Cruz había coordinado de antemano con Molina la broma, porque el receptor aceptó enseguida a fungir como fotógrafo. Ahora que el Juego de las Estrellas no decide nada, habrá que ver hasta dónde llega la imaginación de los peloteros para convertir el duelo de exhibición en un espectáculo para los fanáticos. De momento, pusieron la primera piedra en Miami.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)