Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 13 de julio de 2017

Shia LaBeouf se disculpa por sus insultos racistas

Por Tendencias Newsgur

El actor estadounidense Shia LaBeouf ha sido puesto ya en libertad tras su detención por escándalo y embriaguez en la vía pública. El altercado tuvo lugar el pasado sábado en las calles de Georgia (EEUU) y no fue hasta este miércoles cuando el intérprete fue puesto en libertad. Entre medias, el vídeo de su arresto ha salido a la luz y nadie ha quedado indiferente ante la actitud de LaBeouf donde no cesa en sus insultos racistas. Tras pagar la fianza de siete mil euros, el actor de 31 años, que está ya en su casa, ha querido pedir perdón de forma pública por sus palabras.

No es algo extraño en Hollywood. Por desgracia, ocurre muy a menudo. Son chicos y chicas, hombres y mujeres, famosos y famosas que lo tienen todo pero a los que la situación, por la razón que sea les supera. El alcohol o las drogas suelen ser la solución y la depresión acecha en cada esquina. El mundo del cine no es fácil pero hay quien controla, tiene los pies en el suelo y afronta sus millonarios trabajos conociendo las futuras consecuencias; y hay a quienes las fama se les sube tanto a la cabeza que desde las alturas su caída posterior es bastante grave. Dentro de este segundo grupo cabe destacar el nombre de Shia LaBeouf.

Si bien es cierto que el actor de 31 años no tuvo una infancia fácil, afrontar el divorcio de sus progenitores, la drogadicción de su padre y su conducta de veterano de guerra, que le llevó a apuntar con una pistola a su propio hijo; la vida le dio la oportunidad de mejorar. Spielberg le lanzó a la fama y su talento pronto fue pronto conocido y reconocido. Pero no parece que el intérprete tenga mucho propósito de remendar su vida. Sus escandalosos y alcoholismo le han llevado a abandonar tempranamente los focos y los rodajes. Y ahora parece que su único oficio es montar bulla allá por donde va.

El último episodio tuvo lugar el pasado sábado. La policía de Georgia (EEUU) tuvo que detener al actor por escándalo y embriaguez en la vía pública. Al parecer, LaBouf comenzó a insultar a uno de los agentes tras negarse a darle un cigarro. Su detención saltó rápidamente a los medios que se hicieron también eco de la publicación de un vídeo en el que se puede ver al actor en el interior del coche policial. Insultos, insultos y más insultos. Así es la grabación donde blancos, negros, hombres y mujeres no salen nada bien paradas. El actor tiene malas palabras para todos pero tras ser puesto en libertad este miércoles, una vez abonó los siete mil euros de fianza, LaBouf quiso pedir perdón por sus insultos racistas.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)