Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 14 de julio de 2017

Un 14 de julio muy americano

Por Internacional Newsgur

Francia celebra este viernes su gran día y lo hace con la presencia del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como invitado especial. Emmanuel Macron recibió este jueves al mandatario estadounidense que llegó a la capital francesa acompañado de su mujer, Melania Trump. El presidente de la República de Francia fue quien dio el primer paso e invitó a Trump a visitarle. Con un entendimiento de la política bien distinto, ambos líderes lucharán por terminar este encuentro de la manera más próspera para ambos países. Tras la reunión bilateral en el Elíseo y su cena conjunta en la Torre Eiffel, este viernes ambos presidirán el desfile militar típico del día nacional.

Las palabras de Donald Trump sobre París no habían sido acogidas de buen grado entre la población francesa. Su “París ya no es París” caló muy dentro de toda Francia que vio como en un breve periodo de tiempo el mandatario norteamericano volvía a situar a la ciudad de la luz en su discurso. Si en febrero París ya no era quien fue por su lucha contra el terrorismo, a quien Trump puso como ejemplo de fracaso en la batalla contra éste; en junio resultó que tampoco era motivo de la preocupación del estadounidense cuando decidió abandonar el acuerdo sobre el cambio climático que llevaba por nombre a la capital francés. “Es hora de poner a Youngstown, Detroit y Pittsburgh por delante de París. […] No podemos estar en permanente desventaja. Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París”, aseguraba Trump quien de nuevo consiguió la atención de Francia. Una república que ahora, en plena celebración del 14 de julio, su día nacional, tiende la mano a Trump para tratar de estrechar lazos y romper barreras respecto a sus pensamientos.

Ha sido la invitación del presidente de la República de Francia, Emmanuel Macron, la que ha hecho que este jueves Trump y su esposa aterrizasen en París. Rebajar la tensión entre el mandatario estadounidense y Europa era uno de los principales objetivos del nuevo líder del continente y fiel socio de Ángela Merkel. Europeísta convencido, Macron trató, durante la reunión bilateral que tuvo lugar en el Elíseo, de alcanzar puntos comunes sobre Siria, la lucha contra el terrorismo o la misma OTAN. Una reunión para la cual, de forma previa, se trató de embaucar a Trump con un paseo en recuerdo a la alianza franco-americana que estuvo cargado de símbolos históricos así como militares que llevaron al líder norteamericano a visitar el Museo Nacional de Guerra o la tumba de Napoleón en el Palacio de los Inválidos, entre otros monumentos.

Una cena en lo alto de la Torre Eiffel, junto a sus respectivas mujeres, puso el broche final a la jornada del jueves. Será este viernes cuando tenga lugar el desfile militar del 14 de julio. Los Campos Elíseos contarán, por primera vez, con Donald y Melania Trump como invitados de honor por conmemorarse este año el centenario de la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)