Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

martes, 4 de julio de 2017

Un “anciano” de más de 4.500 millones de años impacta en Holanda

Por ReyKewelta

El pasado mes de enero impactó en Países Bajos un fragmento de meteorito del tamaño de un puño. No fue hasta esta semana que las investigaciones realizadas a este fragmento de piedra cósmica brindaron resultados sin precedente en la historia de las investigaciones cósmicas hasta la fecha. La cuestión es que el meteorito tiene más de 4,500 millones de años de antigüedad, ubicándose prácticamente en el surgimiento del Sistema Solar que hoy conocemos y habitamos. Este descubrimiento abrirá nuevos caminos en la investigación espacial y será capaz de apaciguar antiguas dudas que persistían en cuanto a materia cósmica se refiere. En la actualidad, el meteorito se encuentra en exhibición a la población del país europeo.

Como resultado de recientes hallazgos derivados de las investigaciones realizadas al meteorito que impactó en el planeta Tierra el pasado mes de enero, se presume que este tiene más de 4,500 millones de años de antigüedad y, por tanto, sea uno de los meteoritos más antiguos en posesión del ser humano. La antigüedad de este, será una fuente de conocimiento sin precedente en la investigación, poco efectiva hasta la fecha, sobre la formación de nuestro Sistema Solar.

El meteorito en cuestión cayo específicamente sobre el territorio bajo la jurisdicción de los Países Bajos. Según el geólogo Leo Kriegsman del Centro de Biodiversidad Naturalis de Holanda, con este ya son seis meteoritos que han sido recuperados en el territorio de este país. El último hizo una entrada espectacular al estrellarse contra el tejado de la casa de una familia en la vecindad de Broek en Waterland, conocida provincia de Noord-Holland. En el incidente no resultaron heridos ninguno de los miembros de la familia.

Posterior a su recuperación, el meteorito fue transportado al Museo Naturalis de Leidenm donde los científicos comenzaron su investigación. En esta semana anunciaron que habían realizado uno de los más importantes descubrimientos en cuanto a meteoritos se trata. Afirman que esta pesa aproximadamente 500g, y está compuesto de Chrondite L6, compuesto cósmico que proviene del nacimiento del Sistema Solar. En lo referente al punto de partida del meteorito, se estima que pudo haber venido del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, pero hace falta mayores investigaciones para verificar.

Su valor histórico es sin duda incuestionable. Los Países Bajos, entre las naciones con más meteoritos, continúan adquiriendo fama científica. Esto no se puede negar debido a la gran dificultad que tiene hallar meteoritos en la Tierra. Según científicos, debe existir seguramente una extensa cantidad de fragmentos sin descubrir debido a que cada 2 o 3 años, cae un nuevo fragmento en algún país europeo. Se estima como promedio que se halla uno nuevo cada 30 años. El ultimo descubierto en los Países Bajos fue en 1990. Con este ya son 6 meteoritos en un periodo de 200 años. A pesar que actualmente el fragmento de meteorito no es más grande que un puño, su tamaño original era al menos 10 o 20 veces mayores antes de impactar con la atmósfera de la Tierra.

Actualmente, este fragmento de meteorito está siendo exhibido a la población en el museo antes mencionado. Ya se le ha asignado un nombre a la altura de su significado y en honor al pueblo en donde se encontró, “Broek in Waterland Meteorite”. Su propiedad todavía recae en los que lo encontraron, pero el museo se encuentra en un proceso de negociación para adquirir permanentemente el meteorito. Se estima que el costo de la transacción llegue a los 1,000 euros en el mercado libre.

Indudablemente, el hallazgo de este meteorito es un evento extraordinario. La posibilidad de poder tener en posesión un fragmento de piedra cósmica que se remonte a al surgimiento del sistema solar, no debería tener precio, ya que su valor científico no se puede cuantificar. Las futuras investigaciones seguramente comenzarán muy pronto, ya que este fragmento en sí es una gran oportunidad para descubrir nueva información acerca de los meteoritos y del Sistema Solar. La comunidad astronómica está celebrando. A pesar de que el mérito tendrá por “padres” a los científicos de los Países Bajos, serán descubrimientos que a disposición de la comunidad científica mundial.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)