Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

martes, 11 de julio de 2017

Un celular sin batería

Por Marta A.

La fórmula mágica del sector tecnológico es lo que parecen haber encontrado un grupo de investigadores de la Universidad de Washington; a juzgar por todos los indicios que apuntan a que se llevan a casa el Eureka de haber logrado crear el primer dispositivo móvil que funciona sin batería, algo así como que no la necesita. Le estaríamos diciendo adiós a ese “viejo”, " inoportuno" y "desesperante" problema de la tecnología actual; dígase la batería, que lo mismo se incendia, explota, o simplemente se “muere” dejándonos “desprovistos”, pues no dura lo que quisiéramos  y muy pocas rebasan el día sin agotarse.

Para aliviar esas penas, ahora llega el primer prototipo que requiere de tan solo 3,5 microwatios para funcionar, y tan solo necesita las señales de radio y luz para “alimentarse” y hacernos felices con la compañía del que pudiese ser el celular del futuro. Y aunque por el momento la arquitectura del diseño y la construcción es muy simple, el nuevo dispositivo sí utiliza una célula pequeña de energía solar para lograr comunicarse con la mencionada base. Para el que tenga dudas, sépase que con el prototipo se han logrado desarrollar conversaciones exitosas vía Skype, lo cuál deja abierta la interrogante. ¿Y ahora que más viene?

Los usuarios de iPhone o de Samsung coincidirán conmigo que actualmente es inimaginable que un teléfono de esta altura logre funcionar sin batería, pero este descubrimiento ya nos mueve el piso, en tanto vislumbra un enorme camino de posibilidades en lo que está considerado uno de los sectores más avanzados de la historia de la humanidad. Por lo pronto, el prototipo de la Universidad de Washington, nos da la opción de realizar y contestar llamadas, con tan solo recolectar energía de señales de radio o luz.

Como si no bastara, el teléfono móvil sin batería aprovecha al máximo las pequeñas vibraciones en el micrófono o el altavoz que se producen cuando una persona está conversando en un teléfono o escuchando una llamada. Mediante una antena conectada a esos componentes, este movimiento se convierte en cambios en la señal de radio analógica estándar emitida por una estación base celular; proceso que codificará  esencialmente los patrones de habla en las señales de radio, las cuales serán reflejadas de una manera que no se utilizará casi ninguna energía.

Si bien otros dispositivos tecnológicos sin batería que usan fuentes de energía ambientales, necesitan entrar en hibernación con cierta frecuencia para lograr la potencia necesaria que les permita funcionar, una llamada necesita un funcionamiento continuo. Ahí está la grandeza de la diferencia.

La tecnología moderna es un poco al estilo “seamos realistas: pidamos lo imposible”, como su de una cinta de ficción se tratara todo. Ya el “gran invento” de algún modo está a nuestro alcance, quizá en un plazo más corto de lo esperado.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)