Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 23 de noviembre de 2017

Las luces LED también contribuyen a la contaminación lumínica

Por Arango

La utilización desproporcionada de las luces LED está generando un aumento de la contaminación lumínica en el mundo, con graves consecuencias para la salud humana y animal, destacó un estudio publicado en la revista Science Advances. La investigación se basa en datos satelitales que muestran que la noche de la Tierra se está haciendo más brillante, y las áreas exteriores iluminadas artificialmente crecieron a un ritmo del 2,2% anual entre 2012 y 2016.

Los expertos advirtieron que es un problema debido a que las luces nocturnas interrumpen nuestros relojes biológicos y aumentan los riesgos de cáncer, diabetes y depresión. En el reino animal, las consecuencias pueden ser fatales, ya sea atrayendo insectos o desorientando a las aves migratorias o las tortugas marinas. La mayor preocupación de los investigadores es que las personas siguen instalando más y más luces. Los expertos lo llaman "efecto de rebote" y también se lo puede ver con los autos de consumo eficiente: la gente puede comprar un automóvil que requiera menos combustible, pero luego decidir conducirlo más seguido.

Los hallazgos del estudio de Science Advances "no son una gran sorpresa para quienes siguen este tema", aseguró Travis Longcore, profesor de arquitectura, ciencias espaciales y ciencias biológicas de la Universidad del Sur de California. El estudio se basó en el primer radiómetro diseñado especialmente para luces nocturnas: el Visible/Infrared Imager Radiometer Suite (VIIRS). Está montado en un satélite de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos llamado Suomi NPP, que ha estado orbitando la Tierra desde octubre de 2011.

El informe apuntó que, con pocas excepciones, el aumento en la iluminación se produjo en Sudamérica, África y Asia. Algunas de las zonas más brillantes del mundo, como Italia, Holanda, España y Estados Unidos, eran relativamente estables. Pero a pesar de que Milán, por ejemplo, cambió a luces LED y vio bajar su resplandor durante el período 2012-2016, hubo aumentos en otras partes de Italia. El satélite no permitió ver que dicho país se oscurecía significa que había luces nuevas o más brillantes en otras ciudades que compensan esta diferencia. Los investigadores también advirtieron que los datos del satélite probablemente subestimaron la luz general, porque no se pudo captar las longitudes de onda azules que son prominentes en muchas luces LED. 

Entre las soluciones, se cuenta usar luces de menor intensidad, apagarlas cuando no son necesarias y elegir luces LED de color ámbar en lugar de azul o violeta, ya que esas tienden a ser las más nocivas para la salud humana y animal.