Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

sábado, 13 de enero de 2018

La ciudad sin pudor

Por Diana Lorenzo

Si tu sueño es pasarte el día completamente desnudo, en público, y de paso hacer el amor con tu pareja delante de todos sin que esto provoque un escándalo, pues ya existe un paraíso natural para ti. Es Cap d’Agde, una pequeña ciudad francesa a orillas del Mediterráneo, un lugar en el que apenas existen restricciones.

La playa citadina, principal foco de interés, está dividida en tres áreas fundamentales según las características del turista. La primera porción está destinada a las familias, donde más allá del desnudo y el baño en agua de mar poco puede hacerse. Son las otras dos donde se puede tener sexo en público. Una porción está destinada a homosexuales, y otra para heteros.

Y aunque el principal atractivo de Cap d’Agde son sus playas, aunque a diferencia de lo que ocurre en otros centros nudistas, se puede visitar cualquier sitio estando desnudo: cines, supermercados, restaurantes, e incluso andar libremente de paseo por las calles. Como es de suponer, el peculiar estilo de la ciudad enciende la lívido de quienes acuden a vivir la experiencia, así que más allá de una simple ciudad nudista Cap d’Agde ofrece una “utopía sexual”. Los visitantes tienen las posibilidad de experimentar, y no solo en la playa, también en los locales nocturnos de intercambios de pareja y liberación sexual.

Personas conservadoras o con tabúes no podrían ni acercarse a la ciudad. Viajar a este destino implica adentrarse en un mundo sin prejuicios, donde la diversión junto a la experimentación son las normas, aunque con respeto, eso sí. El ideal de este tipo de vida ha hecho que la ciudad se convierta en una de las más tranquilas del mundo.

El naturismo, según lo define la Federación Española de Naturismo, es una forma de vivir en armonía con la naturaleza, caracterizada por la práctica del desnudo en común y con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente.

Teóricamente Cap d’Agde formaría parte de los destinos de “naturismo”. Según lo define la Federación Española de Naturismo, son aquellas que ofrecen una forma de vivir en armonía con la naturaleza, donde se practica el desnudo en común, y con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente. Sin embargo, esta ciudad francesa excede los límites.

Comenzó en 1958 como una pequeña playa nudista, hacia mediados de la década del 60 ya habían creado seis complejos turísticos sobre la base de los cuales fortalecieron su economía. Poco a poco su población fue ganando una cultura de “la libertad del cuerpo y la mente”, hasta convertirse en lo que es hoy.

Ya ven, aún cuando creamos que existen espacios extravagantes y exóticos, siempre aparece alguno nuevo para sorprendernos.