Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 16 de junio de 2017

Dicen NO a la moción contra Rajoy, pero el camino no está cerrado

Por G_nkerbell

Minutos antes de la votación, Iglesias tendió la mano a los socialdemócratas para intentar construir una mayoría alternativa, algo que no lograron tras las dos elecciones generales de diciembre de 2015 y junio de 2016, cuando Rajoy perdió su mayoría absoluta. En su discurso, el portavoz parlamentario de los socialistas, José Luis Ábalos, aceptó indagar en ese escenario para poder desmontar lo que calificó de ideología de la desigualdad y de la injusticia encarnada por el PP. Ábalos coincidió en el diagnóstico de España realizado por el líder de la agrupación antiausteridad: un profundo deterioro social y un descrédito de las instituciones, como consecuencia de los recortes sociales y los múltiples casos de corrupción de la derecha gobernante. “Los españoles ya no les aplauden por sus medidas de austeridad, por las injusticias y por su indecencia”, espetó a los populares el portavoz de la centenaria agrupación socialdemócrata.

 

El Congreso de los Diputados de España rechazó este jueves una moción de censura de Unidos Podemos contra el gobierno conservador de Mariano Rajoy que, sin embargo, abrió el camino a una alternativa progresista en este país. La dicha moción de censura fue registrada el día 19 de mayo en el Congreso (cámara baja) por la coalición de izquierda Unidos Podemos, que propuso a su líder, Pablo Iglesias, como candidato a la jefatura del Ejecutivo en sustitución de Rajoy. Tras dos maratónicas jornadas, la iniciativa presentada por la tercera fuerza política en esta nación ibérica fue apoyada por 82 diputados, lejos de la mayoría absoluta que necesitaba, fijada en 176 de los 350 miembros de la cámara legislativa.

En contra de la moción se pronunciaron los 137 parlamentarios de la formación de Rajoy, el Partido Popular (PP), los 32 del centroderechista Ciudadanos, considerado el principal sostén del gobierno, y el representante de un pequeño grupo canario. Por su parte, el Partido Socialista Obrero Español o PSOE, con  84 escaños, decidió abstenerse junto a otros 13 diputados nacionalistas de centroderecha catalanes y vascos. Pese a no prosperar, la cuestión de confianza allanó el camino hacia un entendimiento entre Unidos Podemos y el PSOE, segundo mayor partido en el Congreso, y la posibilidad de que juntos presenten, en un futuro no muy lejano, una nueva moción contra Rajoy.

A juicio del PSOE, el ejecutivo de Rajoy bien merece una censura, pero discreparon en los términos y las formas de la propuesta planteada por Unidos Podemos. Iglesias aseguró que hoy están más cerca de sacar al PP de las instituciones y abogó por que antes de diciembre haya una mayoría alternativa para desalojar a la derecha del presidencial Palacio de La Moncloa, a la que acusó de no tener un proyecto de país. “España es un gran país, pero sin ustedes sería mejor”, dijo el secretario general de Podemos dirigiéndose a los parlamentarios del PP. Para la coalición de izquierda, esta moción era una obligación ética y moral ante los numerosos escándalos de corrupción en el partido oficialista que, denunció, hizo de esa lacra una forma de gobierno.

En esta ocasión el partido imputado, el PP,  ha confesado que existen casos de corrupción en sus filas aunque ha alegado que estos hechos no son exclusivos de su administración. A pesar de que esta moción no llegó a ser aprobada ha abierto un importante camino en la política española que puede ser aprovechado por la oposición del actual presidente. En la historia de la nación ibérica solo existen dos casos de mociones que antecedieron a la realizada contra Mariano Rajoy. La primera de ellas ocurrió en  el año 1980 contra el gobierno de Adolfo Suárez. El segundo caso ocurrió apenas 7 años más tarde, en 1987, y fue presentada contra la administración de Felipe González.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)