Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 9 de junio de 2017

La "fotógrafa de las mil caras"

Por G_nkerbell

La polémica fotógrafa inglesa Gillian Wearing realizó un exposición en la que aparecía transmutada en mujeres de 70 años. La artista conceptual, perteneciente al catalogado grupo YBAs (Young British Artists – Jóvenes Artistas Británicos) fue galardonada en 1997 con el The Turner Prize, el premio más importante en el ámbito artístico en el Reino Unido. La llamada “fotógrafa de las mil caras”, considera a la fotografía como el área de desarrollo de su trabajo artístico, en el que ha querido siempre reflejar las más crudas realidades del alma humana, revestidas también con talento e imaginación.

La fotografía mezclado con el arte dramático es es una de las pocas cosas que aún hoy tiene la particularidad de asombrar al mundo. Podemos decir que el alma de las imágenes está en la historia que ellas tienen la capacidad de mostrar. Como uno de los puntales de la fotografía británica que logra dar significados novedosos a sus trabajos y llenarlos de misteriosas intimidades se erige Gillian Wearing,  artista conceptual, perteneciente al catalogado grupo YBAs (Young British Artists – Jóvenes Artistas Británicos) y galardonada en 1997 con el The Turner Prize, el premio más importante en el ámbito artístico en el Reino Unido.

La llamada “fotógrafa de las mil caras”, considera a la fotografía como el área de desarrollo de su trabajo artístico, en el que ha querido siempre reflejar las más crudas realidades del alma humana, revestidas también con talento e imaginación. Sus imágenes tiene gran influencia en la historia del documental británico y están repletos de personas que confiesan sus temores, miedos, perversiones, pues la artista persigue siempre reflexionar acerca del frágil equilibrio entre la auto-conciencia y la imagen percibida. Sus personajes la mayoría de las veces logran hacer aflorar las distintas emociones, un logro que siempre ha sido característico de la labor fotográfica de Wearing.

La artista utiliza diversos accesorios para enfocar asuntos sociales y valores humanos. Su lente capta personas personas sosteniendo carteles en los que escriben sus mayores necesidades, otros cuyo rostro se oculta tras una máscara que deja traspasar sin embargo, sus deseos más profundos, que van desde un amor imposible hasta un asesinato. El disfraz se constituye un medio de escape que libera lo que realmente se quiere. La propia Wearing explicó que lo que la gente proyecta como máscara humana es evidentemente distinto a lo que ocurre en su interior, siempre existe una disparidad y eso es lo que le interesa.

La fotógrafa es también una experta en el arte de la transmutación y explora las máscaras como medios de ocultamiento y revelación entre lo interno y lo externo, por ello creó máscaras de látex y prótesis que le permitieran adoptar la fisonomía de su padre, madre, abuela, hermanos y al final de ella misma. Puede hacerse una fotografía aparentando tener tres años y otra como una adolescente de 17. Los resultados son tan perfectos que las opiniones del público se han dividido entre el asombro, el temor y el elogio, ya que ella revela intencionadamente que la máscara no se trata de una cara humana y deja entrever los orificios por los que asoman sus ojos.

Una de sus últimas exposiciones en el National Portrait Gallery de Londres, un mosaico titulado Rock n'roll 70 wallpaper, en el que aparece transmutada en una treintena de mujeres de 70 años en diversas poses, es una de las principales obras de envejecimiento artificial  Behind the mask, another mask (Bajo la máscara, otra máscara), una exposición que se prolongó hasta el 29 de mayo y que implicaba la simulación, el artificio y la mascarada social.

Wearing está catalogada como polémica, por sus muchos proyectos que muestran elementos dramáticos de la sociedad contemporánea, como uno de los más afamados, realizado entre 1992 y 1993, Signs that Say What You Want Them to Say and Not Signs that Say What Someone Else Wants You to Say (Carteles que dicen lo que quieres decirles y no dicen lo que algún otro quiere que digas).

Wearing ha realizado más de 40 exposiciones individuales, casi 200 colectivas y ha ganado premios y honores que la han convertido en una de las artistas más relevantes de Inglaterra.

 

Comentarios destacados

Best Comments (last month)