Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

sábado, 17 de junio de 2017

Lucha por el dominio del petróleo mundial

Por DesdeCuba

Las continuas producciones de petróleo siguen incrementándose y de mantener el actual ritmo se esperan que superen los niveles históricos de producción que viene acompañado del consumo más alto de la historia. Ante este complejo panorama, los Estados Unidos siguen causándole problemas a los países de la OPEP, quienes siguen aplicando medidas insuficientes para mantenerse en la competencia sin claros indicios de mejoras. El precio del petróleo sigue en alza, pero todavía se mantiene por debajo de los $50 dólares por barril. Lo más reciente en materia petrolera serán los próximos reportes de la Agencia Internacional de Energía acerca de los actuales niveles d producción y de reservas a nivel mundial.

La Agencia Internacional de Energía (AIE), mantiene entre sus expectativas que las producciones de petróleo el próximo año experimenten un crecimiento lo suficientemente grande como para igualar el incremento planificado de la demanda del mismo. Según estadísticas de la AIE, el consumo debe sobrepasar por primera vez en la historia los 100 millones de barriles por día (bpd).

Según declaraciones ofrecidas en el día de ayer, la AIE también espera que las producciones de petróleo fuera del seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), crezca dos veces más rápido en el 2018 que durante el presente año. En este, el crecimiento oscila alrededor de los 700,000 bpd, pero se espera, si las condiciones se mantienen, que las producciones experimenten un crecimiento de al menos 1.5 millones de bpd para el próximo año.

De igual forma, la situación actual del crudo sigue compleja. Por un lado, los precios del petróleo han descendido nuevamente durante la jornada de negociación del miércoles en Europa, y todavía se están frenando las negociaciones en espera de los datos semanales sobre las reservas de petróleo y demás productos refinados en los Estados Unidos.

Siguiendo la misma línea, cabría resaltar que el panorama empresarial petrolero está convulso. Para el próximo mes de julio, West Texas Intermediate de los EE. UU. va a vender el crudo a $46.09 dólares por barril. Ello significa un descenso de un 0.8% o 37 centavos. Pero contrariamente, el ICE Future Exchange del Reino Unido, vendedor de petróleo “Brent”, negoció para vender el próximo mes de agosto a una cifra de $48,41 dólares por barril, lo que significa un alza de 31 centavos.

De manera general, los precios del petróleo continúan cerrando en alza, ya por tercera jornada consecutiva. La AIE debe publicar su informe semana sobre las reservas de petróleo a finales de esta semana. Es de esperar, según los analistas del Instituto Americano del Petróleo (IAP), que se haya producido un descenso de unos 2.7 millones de barriles durante la semana pasada, sumado a un descenso de 457,000 barriles de gasolina, y un aumento de 686,000 barriles de destilado. También, se debe incluir en el informe, el aumento en unos 2,753 millones de barriles de reservas del crudo, más 1,794 millones de barriles de reservas de gasolina, y un descenso en 1,451 millones de barriles de destilados.

No obstante, esto no es definitorio. No es extraño presenciar incongruencias entre las cifras de la AIE y la IAP, y súmele a esto el hecho que, en las últimas semanas, los precios del petróleo han atravesado por periodos de muchísima tensión principalmente debido al aumento en la producción de los esquistos en los EE. UU (con la utilización del fracking). Por ello, EE. UU indudablemente representa una amenaza a las dificultades en la producción de petróleo de países miembros y no miembros de la OPEP. Ya es la 21ra semana consecutiva que la actividad perforadora de los EE. UU incrementa a raíz del fracking. Por ello, cada vez más, quedan rezagados los países de la OPEP con sus ineficientes intentos.

Ya no es sorpresa, pero Estados Unidos sigue en la cima de la producción de petróleo por la vía de los esquistos. Cada vez más la OPEP está perdiendo protagonismo ante el renacer energético de los EE. UU. Por tanto, cabría finalizar preguntándose cuánto tiempo más estará capacitado los EE. UU para mantener el presente ritmo. De igual forma, permanece el rey indiscutible de la producción actual del crudo mundial.

 

Comentarios destacados

Best Comments (last month)