Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 14 de julio de 2017

El mundo se alza por Charlie Gard

Por ReyKewelta

La historia de Charlie Gard es ante todo sorprendente y sumamente triste. Este pequeño bebé de solo 10 meses es víctima del Síndrome de Agotamiento Mitocondrial, una enfermedad que no le permite a Charlie ver, comer, oír o respirar, por ello es letal y desgraciadamente sin cura hasta nuestros días. A pesar de estos hechos, la Corte Europea de Derechos Humanos ha dictaminado que hay que desconectar a Charlie en contra de los deseos de sus padres, quienes están optando por todas las vías posibles para evadir el cumplimiento de esta sentencia de muerte. De esta forma han logrado reunir el apoyo de todo un mundo dispuestos a defender la causa del pequeño Charlie.

Pocas historias son capaces de atraer el lado puramente humano de las personas, sin importar su nacionalidad, lengua parlante, e inclusive creencias. Sin embargo, tal es el caso de Charlie Gard, un pequeño bebé británico de solamente 10 meses quien, a raíz de una enfermedad genética terminal, se encuentra vivo gracias a un equipo de soporte vital. Para desgracia de este pequeño infante, víctima de una enfermedad sin cura, un tribunal europeo ha decidido desconectarlo.

Hace casi un mes, la Corte Europea de Derechos Humanos ordenó que se desconectara el bebé de los equipos que lo mantienen vivo. Las razones se basan principalmente en el hecho que se supone que no se podrá obtener un resultado beneficioso para Charlie debido a los pocos avances alcanzados en lo referente a su enfermedad. También esta Corte considera que, de seguir este curso, solo estarían sometiendo al bebe a largas y continuas temporadas de sufrimiento. Y por supuesto, a esto hay que sumarle el hecho que el caso médico es pro-bono, ya que los padres del pequeño Charlie, Connie Yates y Chris Gard, no tienen dinero para pagar los caros tratamientos de su hijo. Sin embargo, siguen acudiendo a todas las vías para evadir el cumplimiento de muerte impuesto sobre su hijo, y de esta manera han logrado socializar la situación injusta de la que son víctima.

Ante tal decisión, el mundo entero prácticamente y literalmente se ha decido a luchar por este bebé, cuando sus propios conciudadanos han decido darle terminación a su vida, aún tan efímera. Las muestras de apoyo vienen de todo el mundo. La más reciente se le acuña al Hospital del Vaticano Bambino Gesu, el cual se ofreció a recibir y costear el tratamiento del bebé. En tal sentido, la directora del centro, doctora Mariella Enoc, ya solicitó la autorización pertinente al hospital londinense Great Ormond Street, donde se encuentra alojado Charlie.

Así, el Vaticano entra a la lista de cooperantes de la que ya son miembro otras naciones y personalidades. Entre estas, figura el mismísimo presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, quien a pesar de sus controversiales medidas en sus primeros 6 meses, ha mostrado un poco de su lado humano al ofrecer apoyo y ayuda material concreto a los padres de Charlie.

No obstante, la situación está más que tensa. Por un lado, las autoridades del hospital londinense han declarado que no pueden trasladar a Charlie por cuestiones legales propias de la Unión Europa y el país en cuestión. Además, señalaron que la enfermedad que azota al bebé, el Síndrome de Agotamiento Mitocondrial, la cual solo afecta a 16 infantes en todo el mundo, es letal por lo deberían permitirle una “muerte digna” a Charlie. Por otro lado, los padres no se dan por vencido y han logrado recaudar $1,7 millones para poder pagar un tratamiento experimental en los EE.UU. Pero, para desgracia nuevamente de estos, la Corte antes mencionada declaró que más tratamiento iba a causar aún más daño a su hijo y se comprometieron a impedir este curso de acciones.

Es muy difícil decidir quién está en lo correcto, pero lo cierto es que cada bando tiene bien claras sus intenciones y basamentos. El gobierno está usando la ciencia para apoyar sus deseos sin tomar en cuenta el lado humano de la cuestión, mientras que la única arma de los padres de Charlie Gard es el amor que tienen por él, y los cuales no quieren experimentar ni ahora ni nunca el dolor de perder un hijo.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)