Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 13 de julio de 2017

Lula da Silva: de presidente a presidiario

Por Elizabeth Almeida

El ex presidente de Brasil fue condenado a nueve años y seis meses de privación de libertad por una denuncia de corrupción y blanqueo de dinero, según expresó el juez Sergio Moro. Lula probablemente perderá el derecho a presentarse a la candidatura de 2018. La de hoy es la primera condena contra el exmandatario de las varias que aún  no culminan dentro de la famosa Operación Lava Jato, y constituye igualmente la primera ocasión en que un ex presidente de Brasil está sujeto a una demanda por corrupción. Pero ya está claro que no podrá ser elegido incluso si la condena se mantuviera en apelación. 

Una denuncia por corrupción para el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva lleva un tiempo poniendo el freno a su nueva candidatura. Hoy por fin se ha dictado sentencia. El ex presidente de Brasil fue condenado a nueve años y seis meses de privación de libertad por una denuncia de corrupción y blanqueo de dinero, según expresó el juez Sergio Moro. La condena fue iniciada debido a la polémica que desató el apartamento de lujo de Guarujá  en el estado de São Paulo, construcción que, según la investigación presentada por el líder del Partido de los Trabajadores, fue recibida como forma de propina de parte de la constructora OAS, empresa sumergida hasta el fondo en el caso de corrupción de las industrias Petrobras.

En la sentencia dictada, el juez Moro abordó las acciones llevadas a cabo por el expresidente durante su mandato al frente del gobierno de Brasil y las varias opciones que pretendía instalar para reforzar la seguridad y la lucha contra la corrupción. Expresó de una manera algo irónica que Lula, durante su gestión en el mando brasileño, intentó implantar acciones que contribuyeran a fortalecer los sistemas de prevención ante el mal de lavado de dinero y criticó que durante el largo proceso judicial confiando en el apoyo de sus abogados, recurrió a "tácticas cuestionables" para evitar las investigaciones e incluso logró intimidar a agentes de la ley que trabajaban en el caso. Moro, sin embrago,  no declaró un ingreso inmediato en prisión del acusado expresidente, quien podrá apelar y recurrir a una sentencia en libertad para cambiar la larga condena en la cárcel.

Por todo ello, Lula probablemente perderá el derecho a presentarse a la candidatutra de 2018. La de hoy es la primera condena contra el ex mandatario de las varias que aún  no  culminan dentro de la famosa Operación Lava Jato, y constituye igualmente la primera ocasión en que un ex presidente de Brasil está sujeto a una demanda por corrupción. No obstante, los encargados de la defensa de Lula pueden apelar la amplia sentencia ante la Cámara Federal, pues la fiscalía no solamente pidió la condena de Lula recluido en un sistema cerrado, sino también el pago de una multa de más de 80 millones de reales.

El exmandatario, por su parte, ha denunciado ya muchas veces una persecución judicial que tiene el objetivo de impedir su presentación como candidato en las nuevas elecciones presidenciales del año próximo. Los movimientos sociales de Brasil están dándole su apoyo y ya mostraron ampliamente su rechazo a  la sentencia que dictó la Corte.

En los últimos meses, Lula logró ascender varios escalones respectivos a la candidatura presidencial y hasta ahora, constituía el candidato presidencial con mayor apoyo en los sondeos de opinión de Brasil. Pero ya está claro que no podrá ser elegido incluso si la condena se mantuviera en apelación. El problema es que el tribunal pude demorar hasta un año para llegar a conclusiones sobre las distintas apelaciones, por lo que es muy probable que los resultados finales se revelen para los inicios de la elección presidencial.

La sentencia de Moro, por la operación Lava Jato ha destado la polémica en Brasil  y aunque Lula sigue considerado un candidato presidencia, ese dato ha logrado desatar una gran crisis política en Brasil, pues hay que tener en cuenta que además de lesas causas, el ex mandatario podría ser investigado por su vinculación a otros procesos, que ha  solicitado la Corte Suprema . El escándalo político salpica en todas direcciones y la Fiscalía de Brasil, también presentó otra denuncia también por corrupción contra el actual presidente brasileño, Michel Temer, que podría concluir con su renuncia al cargo si el Congreso da pie a un juicio penal.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)