Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

sábado, 1 de julio de 2017

Temer y la pesadilla digital

Por Diana M.

Michael Temer patina en su propio fango. Intenta proyectar una imagen de serenidad y confianza en si mismo, o más bien, en sus actos de NO corrupción, mientras la oposición, como por arte de magia, continua presentando pruebas, documentos, grabaciones, que lo incriminan. Recientemente se declaró “víctima de una infamia de naturaleza política”. Ser denunciado por corrupción pasiva aun “cuando nunca recibió un centavo”, es para el mandatario brasileño un complot entre la fiscalía de su país, y otros pocos como Joesley Batista,  presidente de la multinacional alimentaria JBS. Y aunque  Temer se declare muy seguro, la policía Federal de Brasil afirmó que no existe manipulación de diálogos, ni edición de contenidos en el audio con la conversación entre el presidente y Batista, responsable de la grabación donde negocia un supuesto pago de soborno a  Eduardo Cunha.

La denuncia que hace pocas horas presentó el Fiscal General de Brasil, Rodrigo Janot, contra el presidente, solo será aceptada después de un análisis del Supremo Tribunal Federal y con el aval de la Cámara de Representantes. Esto implica que tiene 342 legisladores de los 513 miembros que integran la Cámara, dos tercios del cuerpo, avalen los cargos de corrupción pasiva. El propio Temer asegura contar con 172 votos a su favor, y aunque a estas alturas del juego un jugada de engaño puede ser crucial, el hecho es que de ser cierto, el acusado contaría con un voto menos de los establecidos por la Constitución para validar la denuncia.

Ante medios de prensa de Brasil y el mundo, Temer hasta se dio el lujo de chistear: “Si fuera presidente de la Cámara  podría hacer una sesión porque hay quorum”. Minutos después afirmaba que por su experiencia de más de 40 años ejerciendo en el área jurídica, podía asegurar que en su caso no hay fundamentos.  Como quien se baña y salpica también, el brasileño acusó a Marcelo Milher, fiscal de la República, de manejos poco claros. Entre otros argumentos dijo que los millones que ha ganado en pocos meses, su vínculo laboral con una Empresa del Fiscal General, y el abandono repentino de otros escenarios, no pueden ser más que evidencias de actos de corrupción subyacentes.

En calidad de abogado, el sucesor de Dilma Rouseff aclaró que el audio que lo incrimina no es una prueba válida para la justicia, es ilícita, y por tanto inadmisible en un posible juicio político.  De hecho, su propio representante legal, Ricardo Molina, aseguró que el audio presentaba "innumerables discontinuidades, enmascaramientos por ruidos y largos trechos ininteligibles o de inteligibilidad dudosa". Sin embargo, hace pocos días la cadena Globo afirmó que según fuentes involucradas en la investigación, la grabación solo presenta variaciones en la señal provocadas por cuestiones técnicas, no signos de fraude o edición. Según el informe de los expertos, las conversaciones de Joesley con Temer tienen lógica y coherencia.

Michael Temer es hoy uno de los mandatarios más desaprobados en la historia de Brasil. Con un 7% de popularidad, es la peor valoración de un presidente en los últimos 28 años. Según un sondeo de la encuestadora Datafolha, un 65% de locales quiere su salida ante la crisis política que lo acecha por acusaciones de corrupción.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)