Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

viernes, 7 de julio de 2017

Walter Schaub se lleva la ética de la Casa Blanca

Por Internacional Newsgur

El director de la Oficina de Ética del Gobierno de Estados Unidos, Walter Schaub, ha dicho adiós a su cargo de funcionario público. Tras sus desencuentros con el presidente Trump, el que fuese elegido por Barack Obama para guiar a los políticos y evitar sus malas conductas, ha dimitido como cargo del Estado. Sus continuas peticiones a Donald Trump para que se deshiciese de su fortuna privada, valorada en unos 3700 millones de dólares, no gustó nada al magnate y ahora presidente de los Estados Unidos. Pero Trump nunca le hizo caso y después de una serie de disputas legales, Schaub se despide de la Casa Blanca.

La administración Trump se vuelve a convertir en el centro de todas las miradas. Con el presidente de los Estados Unidos de visita por Europa donde este viernes comienza la cumbre del G-20 en Hamburgo, desde el otro lado del charco no paran de llegar noticias sobre las consecuencias de su gobierno. La última novedad tiene nombre y apellido y se lleva con él la ética que trataba de imponer dentro de la Casa Blanca. Walter Schaub ha puesto fin a su puesto de director de la Oficina de Ética del Gobierno de Estados Unidos tras los múltiples encontronazos en los que se ha visto envuelto con Trump. A sus 46 años y con un mandato que le mantenía un año más en el cargo, Schaub no ha soportado la tensión interna y se ha despedido de su función pública tras ver cómo el presidente no hacía caso de sus recomendaciones.

Desde el momento uno, Schaub advirtió a Trump de deshacerse de su fortuna privada antes de subir al cargo de presidente. Pero para el magnate, sus 3700 millones de dólares son un precio demasiado alto a pagar a pesar de las continuas advertencias sobre la posibilidad de que incurriese en conflictos de intereses. Pero Trump se adelantó y delegó en sus hijos el mando de las compañías para mantener así los beneficios. Un movimiento que fue tachado por Schaub como “totalmente” inadecuado.

Elegido en 2013 por Barack Obama, Schaub pone fin a su contrato “dada la actual situación” donde, según asegura, “no hay mucho que pueda hacer en la Oficina”. “Las últimas experiencias muestran que es necesario que el programa ético sea reforzado”, apunta desde su carta de dimisión donde reafirma que “el deber de la oficina es proteger el principio de que el servicio público es un bien público”.

Permisos concedidos a dedo, fortunas privadas, publicidad del patrimonio personal… Toda una serie de actos que han hecho a Schaub renunciar de su labor ética y apostar por una organización no gubernamental consagrada al control de campañas electorales.

Comentarios destacados

Best Comments (last month)