Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

jueves, 26 de julio de 2018

Desde África a España

Por MontseV

Lo ocurrido esta mañana es solo el último episodio de la desesperación por llegar a Europa. Más de 700 inmigrantes subsaharianos han entrado en Ceuta saltando la valla que separa Marruecos de esta ciudad española. Algunos han sido devueltos a Marruecos por la Guardia Civil – las devoluciones en caliente que el presidente Sánchez quiere eliminar – pero la gran mayoría de ellos se han dirigido directamente al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de la localidad ceutí.

Esta ha sido quizá una de las mayores y más violentas entradas de inmigrantes por la frontera de Ceuta. Meses después de no haber ocurrido ningún alterado, los subsaharianos han encontrado el punto más débil de la valla y se han abalanzado sobre ella con tenazas para cortarla. No solo eso, sino que muchos de ellos iban armados con cal viva y lanzallamas caseros que han usado contra los agentes fronterizos. Hasta la fecha no se había reportado ningún ataque contra la policía usando la cal viva o los lanzallamas.

Como resultado, la Cruz Roja ha quedado desbordada. Más de 130 inmigrantes han tenido que ser atendidos – once de ellos con heridas y fracturas por las concertinas – y otros 22 agentes de la Guardia Civil también han resultado heridos. Cuatro de los policías han sido trasladados al Hospital Universitario de Ceuta.

La masiva llegada ha puesto en jaque al centro de acogida, donde no han cabido todos los recién llegados; decenas de ellos han tenido que dormir en el raso o en campamentos improvisados. En lo que va de año, han entrado un millar de personas a España por Ceuta, la mitad de los cuales han llegado esta madrugada.

No solo Ceuta sufre la masiva llevada de migrantes. Desde este lunes se han rescatado unas 1.300 personas en la costa sur del país. Ayer mismo, la guardia costera encontró 24 pateras con 308 inmigrantes a bordo en el estrecho de Gibraltar. En Cádiz los servicios de acogida también están desbordados, tan es así que un centenar de personas han tenido que ser alojadas en el buque María Zambrano y otros en distintos pabellones deportivos, y hasta en el Palacio de Deportes Vistalegre de Córdoba.

La inmensa cantidad de demandantes de papeles hace que las tareas en las oficinas policiales sean lentas. Para acortar las larguísimas horas de espera se ha habilitado un pabellón en Algeciras, que complementa el trabajo de la comisaría. El Sindicato Unificado de Policía denuncia que hay sobresaturación de trabajo y que los agentes llevan “casi un mes sin descansar”. Para ello, otros agentes de comisarías cercanas, tanto de la misma provincia como de las provincias colindantes, se han trasladado a Algeciras para apoyar a sus compañeros.

Susana Díaz, la dirigente andaluza, considera que la atención de migrantes por parte de los demás países de la Unión Europea no debería ser voluntaria, sino obligatoria. Se muestra confiada en que habrá algún acuerdo. La comunidad que ella dirige es la más afectada debido a su proximidad con el norte de África. La mayor parte de los recién llegados busca salir de la comunidad andaluza para encontrarse con familiares o conocidos y buscar métodos para el sustento de su vida.

Array