Enviar por email

tu nombre: email destino: mensaje:
Nombre de Usuario: Email: Contraseña: Confirmar Contraseña:
Entra con
Confirmando registro ...

Edita tu perfil:

Usuario:
País: Población: Provincia:
Género: Cumpleaños:
Email: Web:
Como te describes:
Contraseña: Nueva contraseña: Repite contraseña:

lunes, 12 de junio de 2017

El ciclo dorado del Real Madrid

Por Aliet Arzola

El Real Madrid ha recuperado su esencia. Tres títulos de Champions en cuatro años y el regreso al trono de la Liga Española son la confirmación de que el equipo ha encontrado una fórmula ganadora bajo la égida del todopoderoso presidente Florentino Pérez, quien tras muchas campañas en la dirección del club ha sabido dar un giro a su labor presidencial. Más allá de gastar millones y millones en rutilantes estrellas, desde la cúpula blanca buscaron los complementos ideales para armar un equipo en todo el sentido de la palabra. Así llegaron los escuderos Casemiro, Lucas, Asensio, Carvajal o Morata, quienes hoy son héroes de tanto calibre como Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos o Marcelo.

Por supuesto, sin la gestión de Zinedine Zidane los merengues no hubieran llegado tan lejos. Al técnico francés, cuya designación hace año y medio causó dudas por su inexperiencia en el máximo nivel, le ha tomado muy poco tiempo callar bocas, no solo por los títulos conseguidos, sino por el ambiente de paz que vive el vestuario madridista, la solidez del juego y la consistencia física, apartado en el cual fue clave la contratación del italiano Antonio Pintus, preparador de la vieja escuela que puso a los jugadores a sudar la gota gorda.

Ellos condujeron al plantel durante toda la campaña a extender la cadena de partidos marcando a 65, una cifra impresionante y jamás lograda por otro club en el mundo. Ellos lideraron la cadena de 40 choques sin conocer la derrota, racha quebrada por el Sevilla en la Liga. Y para sellar con broche de oro, el equipo técnico pasará a la historia como el primero en dirigir a un once doble campeón de Europa con su actual formato de Champions.

Quedan, como es lógico, algunas insatisfacciones de jugadores puntuales. Estrellas del calibre de James o Morata serían titulares en la mitad de los equipos de Europa, pero en Madrid tienen que compartir el tiempo en la cancha, y muchas veces ser relegados a un papel secundario que podría, tal vez, conducir a su salida de la institución española en este verano.

A Morata le salen novias en medio continente, a sabiendas de su poder goleador, demostrado no solo en el Madrid del presente, sino también en su etapa de la Juventus, jugando en un fútbol mucho más rocoso y exigente para los delanteros por los pocos espacios. Tal vez sea justamente Italia su próximo destino si el Milán continúa sus esfuerzos por convencerlo para que encabece su nuevo proyecto, o bien podría acabar en Inglaterra, donde más dinero manejan los equipos gracias a los contratos televisivos.

De cualquier forma, Morata también podría quedarse en la casa blanca si Zidane no da su brazo a torcer. La condición fundamental para su permanencia sería que no lleguen otros jugadores de ataque a complicar más el panorama. El caso de James es distinto, porque el mediocampo madridista está saturado y la única demanda es un futbolista que sirva de recambio a Casemiro en la contención, y ya lo han encontrado en el canterano Marcos Llorente, quien regresará de su cesión en el Alavés.

En el capítulo de las salidas, esos son los dos nombres más sonados, porque otros como Coentrao o Pepe deben ir a otros destinos, mientras seguirá la incertidumbre en la portería por el posible fichaje de David De Gea para ocupar el puesto de Keylor Navas, uno de los héroes de la presente temporada.

En sentido general, el Madrid mantendrá su base y eso es un detalle clave para hablar de ciclo dorado. Si bien en los últimos cuatro años han ganado tres Champions, el modelo que lidera Zidane ahora mismo tiene todas las características de una dinastía, con jugadores de potencial extraordinario y todavía muy jóvenes. Asensio, Lucas Vázquez, Carvajal, Kovacic, Nacho o Varane son algunos de los chicos que lideran la revolución juvenil del Madrid, a la cual podrían sumarse Marcos Llorente, Vallejo (uno de los centrales sensación de la Bundesliga este año) y Theo Hernández.

Por supuesto, el crecimiento de estas estrellas emergentes marcará a largo plazo los destinos del club, pero de cara a la próxima temporada, en la cual salen como favoritos desde ya para arrasar, también será importante que los establecidos mantengan su excelso nivel.      

Comentarios destacados

Best Comments (last month)